Día 14 Divinidad Extraordinaria







Texto audio

Bienvenido, Bienvenida, al décimo cuarto día, Divinidad Extraordinaria

En el transcurso de estos siete días, retomamos lo que aprendimos durante la primera semana, y lo usamos, para crear relaciones extraordinarias. Al practicar la generosidad de espíritu, usando la luz única que se encuentra en el interior de cada uno de nosotros para atraer lo que somos, y simplemente estar agradecidos por lo que es. Hemos desarrollado una aguda conciencia del poder, que todos tenemos, para manifestar más amor en nuestras vidas. El día de hoy concluimos la segunda semana, explorando la divinidad que existe dentro de todos y cada uno de nosotros, y cuando vemos la belleza y la divinidad en cada persona que nos encontramos, es cuando nuestras relaciones se hacen más profundas y se fortalecen los lazos de nuestras uniones, para este momento, ya todos somos profesionales en ello, así que, ponte cómoda, cómodo, aquí vamos: Todos hemos experimentado diversos tipos de relaciones, algunas pudieron ser amorosas e íntimas, mientras que otras se estancaron o incluso se auto-destruyeron, a nivel de ego y la personalidad Ya sea que estemos con una persona toda una vida o sólo unos minutos, las relaciones más satisfactorias se desarrollan, cuando vemos con los ojos del espíritu, esto comienza cuando empezamos a vernos a nosotros mismos como en realidad somos, viendo más allá de las etiquetas, títulos y otras identidades temporales que asumimos, y observando que en nuestra esencia somos amor puro, conciencia pura, y espíritu puro y divino. El espíritu es tu verdadero yo, más allá entre todas las divisiones entre bien y mal, deseables e indeseables, amables y antipáticas, aunque tu personalidad o tu ego puedan sufrir limitaciones, debilidad o poca valía, tu verdadero yo te funda en la paz y en la dicha. Verte a ti mismo a través de los ojos del amor, hace que sea natural ver al espíritu divino en todos aquellos que conoces. La palabra en sánscrito Namasté, que se utiliza habitualmente como saludo en la India, significa: el espíritu en mi, honra al espíritu en ti, Namasté es el reconocimiento de que todos somos expresiones del mismo espíritu infinito y divino. Primero somos almas, y luego somos personas, cuando revertimos la ecuación, relacionándonos primero como personas, los problemas se hacen inevitables, porque a nivel personal tenemos nuestras propias prioridades, gustos y disgustos. Pero cuando nos relacionamos con los demás desde el alma, abrimos la puerta a lo extraordinario, en lugar de dividirnos en las categorías, nosotros y ellos, experimentamos nuestra humanidad común. Como escribe tan bellamente Rumi,el poeta sufí, : "Más allá de las ideas del bien y del mal, hay un lugar, nos vemos ahí" Cuando el alma yace sobre esa hierba, el mundo esta demasiado pleno para hablar de él, las ideas, el lenguaje, incluso la frase, cada uno, dejan de tener sentido.

Hoy en nuestra meditación, y en el resto de tu día, te invito a honrar lo divino en ti y en cada persona que encuentres a tu paso, si surgen sentimientos de juicio, miedo o enemistad, toma conciencia de que provienen de tu yo ego limitado, y no somos quienes realmente eres. Poco a poco, libera esos pensamientos limitantes y céntrate en la verdad de tu auténtico yo divino, mientras ves con los ojos del amor, todo aquello que no sea amor se disipara, sanando la percepción de separación y abriéndote al flujo de la vida. 

Mientras nos preparamos para la meditación, consideremos nuestro pensamiento central:

YO VEO A TRAVÉS DE LOS OJOS DE MI ALMA - YO VEO A TRAVÉS DE LOS OJOS DE MI ALMA 

Comencemos, por favor, ponte cómoda, cómodo, coloca las manos suavemente sobre el regazo y cierra tus ojos, sólo respira, con naturalidad, con cada inhalación y exhalación relájate en el presente, invitando a tu cuerpo a liberar cualquier tensión que pudiera albergar, ahora, poco a poco, incorpora el mantra: SO HUM - SO HUM repitiéndolo mentalmente y dejando que fluya sin ningún esfuerzo, SO HUM - SO HUM - que significa YO SOY - SO HUM, ahora repítelo para ti mentalmente. Cada vez que te sientas distraído, distraída, por tus pensamientos o por los ruidos del entorno, simplemente regresa tu atención y empieza a repetir mentalmente el mantra, SO HUM - SO HUM - SO HUM - Continua con la meditación, yo estaré atento al tiempo transcurrido y al final me escucharas hacer sonar una suave campana, SO HUM

Es momento de liberar el mantra, por favor, nuevamente toma conciencia de tu cuerpo, descansa por un momento, inhalando y exhalando lenta y profundamente, cuando estés listo, lista, poco a poco abre tus ojos. Al continuar con tu día, lleva contigo esta sensación de quietud interior y conciencia expandida, y recuerda este pensamiento central, YO VEO A TRAVÉS DE LOS OJOS DE MI ALMA - YO VEO A TRAVÉS DE LOS OJOS DE MI ALMA - YO VEO A TRAVÉS DE LOS OJOS DE MI ALMA -  Namasté




Día 14 
Divinidad Extraordinaria 


1. Describe un momento en el que te hayas sentido muy conectado con alguien; el cambio del "yo" al "nosotros" en cualquiera de tus relaciones. ¿Cómo se sintió? ¿Cómo percibiste y te comunicaste con esa persona? ¿Qué fue lo que hizo diferente a esta conexión? A medida que comiences a reconocer estas cualidades y sentimientos, serás capaz de cultivar esta experiencia en tus relaciones con otros. 

2. Imagina cómo se sentiría ver claramente a cada persona que conoces como un milagro, sin importar quién sea. ¿Qué te retiene de encarnar esta práctica? Escribe tres pasos que puedes tomar para empezar a vivir el verdadero significado de Namasté. 

3. Hazte la pregunta "¿quién soy?" y escribe durante diez minutos sin parar o censurar tus respuestas. ¡Permítete escribir libremente sin preocuparte por la ortografía, la forma o la censura y ve qué sucede! 



4. Utilice este espacio para reflexionar aún más sobre su experiencia de hoy  


No hay comentarios:

Publicar un comentario